Newsletter

Noticias: Al leer adoptamos inconscientemente la identidad de los personajes ficticios

17 de septiembre de 2015

Feliz día queridos lectores, navegando por la red me encontré con esta noticia, o más bien curiosidad y quise traerla a ustedes para saber que opinan de esto.

Estudio psicológico encuentra que quienes leen adoptan sin darse cuenta las creencias, actitudes y pensamientos de los personajes ficticios que protagonizan la historia leída, con efectos en su comportamiento real.



Recientemente Geoff Kaufman ―investigador pos-doctoral en el Dartmouth College de New Hampshire― y Lisa Libby ―profesora asistente de psicología en la Universidad Estatal de Ohio― llevaron a cabo un estudio en el que encontraron que quienes leen, en un gesto empático sumamente elocuente, adoptan sin darse cuenta del todo las actitudes, pensamientos y creencias de los personajes ficticios que protagonizan su lectura.
Kaufman y Libby realizaron seis pruebas distintas con 500 voluntarios, llegando a la conclusión de que las historias contadas en primera persona pueden transformar temporalmente la manera en que el lector se ve a sí mismo, al mundo y otros grupos sociales.
En uno de los experimentos, por ejemplo, las personas que se identificaron fuertemente con un personaje ficticio que vence varias adversidades para votar, se mostraron mucho más inclinadas a votar también ellas varios días después en una elección real, esto en comparación con otros voluntarios que leyeron una historia diferente.
En cuanto a los factores que se encuentran de fondo en este fenómeno, denominado “toma de experiencia”, parece ser que uno de los más importantes es que aquellos rasgos de personalidad que el lector pudiera encontrar similares entre sí mismo y la ficción, deben aparecer pronto en la historia.
Así, en otro experimento con un grupo de 70 hombres heterosexuales que leyeron la historia de un estudiante homosexual, la aceptación de este comportamiento fue significativamente distinta según la inclinación sexual del protagonista se revelara más temprano o más tarde en la secuencia narrativa. En este caso en particular, los participantes que solo pasadas varias páginas supieron que el personaje era gay, mostraron después actitudes menos favorables hacia la homosexualidad, en contraste con aquellos que lo supieron desde un inicio. Curiosamente este mismo fenómeno se repitió con un personaje ficticio de tez negra.
Otras circunstancias como el ambiente, la constante referencia a uno mismo (que se probó poniendo a leer a los voluntarios frente a un espejo), también influyen en la generación de este tipo especial de empatía.
“Entre más recordatorios recibes de tu propia identidad personal, es menos probable que estés dispuesto a tomar la identidad de un personaje”, explica Kaufmann. “Tienes que ser capaz de llevarte a ti mismo fuera de la fotografía y perderte realmente en el libro para tener esta experiencia auténtica de tomar la identidad de un personaje”.
Por su parte Libby aclara que la “toma de experiencia” es sumamente inmersiva, pues el lector “reemplaza su yo con otro”, en un proceso natural aunque inconsciente que pocos advierten ―lo cual lo hace todavía más intenso y vívido.
Finalmente, uno de los beneficios de este efecto de la lectura sobre una persona es que, a decir de Libby, los horizontes se amplían, llevando a los lectores a relacionarse ―ya desde su pensamiento― con grupos sociales con los que de otra manera nunca entrarían en contacto.
¿Que opinan de esto? ¿Les ha pasado?
Fuente: Culturama 
Ross 

9 comentarios:

  1. Hola^^
    Pues si, alguna vez me ha pasado la verdad, aunque no es algo que note mucho.
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Es totalmente cierto, a mi me ha pasado, cuando menos me gusta es cuando adopto la personalidad de un personaje sarcástico o agresivo, mis amigos y mi pareja flipan conmigo jajajaja. Yo casi no me doy cuenta cuando me pasa, los demás me lo dicen.
    Es un tema muy interesante, gracias por compartirlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    La verdad siento que en parte es así, pues de cada libro vamos sacando un poquito y bueno, también de sus personajes.
    Es interesante ver un artículo que lo confirme :)
    Cuídate, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Super interesante esta info.
    Es cierto que me dejo arrastrar por la historia y me voy perdiendo ella, me imagino los escenarios y hasta vivo las escenas, pero cuando acabo el libro salgo de esa realidad completamente. Sin embargo me empapo de las reflexiones que me deja un libro y las puedo llegar a aplicar a mi cotidianidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. A mí me ha pasado que en alguna ocasión he cambiado ciertas perspectivas o puntos de vista después de conocer a ciertos personajes. Aunque no sé si me ha influido tanto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola!!! quería hacerte saber que te he nominado a los premios Liebster Award!!!
    Pásate por mi blog y verás en lo que consiste!!! Me encanta tu blog!!! Te sigo!!!
    Besos Mallorquines!!!
    http://eldesvandelasdelicias.blogspot.com.es/2015/09/nominada-al-premio-liebster-award.html

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! He conocido tu blog gracias a la asociación.
    Es cierto que mientras estás con una lectura, te adaptas un poco a los personajes.
    Besos, ¡nos leemos!

    ResponderEliminar
  8. Si que me ha pasado jaja, una ocación hize las mismas cosas que la protagonista, y no me di cuenta hasta después.
    Y claro que también me ha pasado que me quedo con alguno de sus pensamientos...
    Buen post ;)

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Yo cuando leo sí que me meto completamente en la vida de ese personaje y en alguna ocasión he llegado a cambiar ciertas opiniones después de leer un libro, creo que eso es una de las cosas buenas de la lectura, que te ayuda a adoptar otros puntos de vista lo que en ocasiones nos hace darnos cuenta de que estábamos equivocados en nuestra opinión inicial. No es que la literatura te haga adoptar un pensamiento u otro, más bien consigue abrir tu mente a otras perspectivas y eso te enriquece enormemente como persona.
    Besitos

    ResponderEliminar